La Muerta

Le llamaban La Muerta pero estaba viva, le llamaban la Muerta porque no tenía sentimientos. Los había vendido con su alma por un precio muy barato, tan barato que a la hora de querer recuperarlos ni pudo porque todos los habían usado y los habían gastado.

Le llamaban la Muerta porque ya sabemos que no había sentimientos pero tampoco tenía rostro. Cuando vendió sus sentimientos, las lágrimas no sabían cómo contenerse y se desparramaron sin consuelo, sin parar y le borraron su rostro. Pobrecita, sin alma, sin sentimientos y sin rostro.

Le llamaban la Muerta y ella ya respondía por ese nombre, aunque ese no era su nombre, ¿saben?

Antes de quedarse así tan vacía ella se llamaba Ilusión pero ahora nadie la recuerda por ese nombre, ahora solo le dicen la Muerta.
Ahora andaba sin rumbo, rodando entre calles y calles, sin rostro, pérdida…pobrecita.

Nadie la quería, iLa ahuyentaban! Que mujer tan fea le gritaban, otros decían cuidado ahí viene la Muerta y salían corriendo despavoridos, ella solo seguía su rumbo. Antes, antes de quedar así, ella era bonita, tenía unos ojos grandes negros y soñadores, una mirada dulce, si, una mirada muy dulce y una sonrisa muy tierna e inocente. Cuando sonreía se le iluminaba su rostro y la gente la admiraba por su belleza, que pena, ya lo perdió todo.

Le llamaban la Muerta y ella no se quejaba, ella ya se creía su nombre, es que a veces cuando pierdes todo, cuando te clavan el puñal y las heridas no se curan, te crees todo, decía ELLA, por eso yo dejo que me digan así, que me llamen así, la Muerta.

Pero un día todo cambió, alguien la vio, alguien que entendió su dolor, su pasado y creyó en ella. Alguien que sin querer se enamoró de su fealdad, de sus defectos. Alguien que la apreció y le brindó su ayuda y amor incondicional.

La Muerta no lo podía creer al principio pero con el tiempo y la dedicación de ese alguien de demostrarle que si la quería realmente llegó a cambiar. Ese alguien poco a poco le ensenó como empezar de la nada y volver a tener sentimientos, los dos juntos rogaron y pidieron a dios por otra oportunidad para ser felices y dios le dio un alma nueva. ¡La Muerta ya tenía sentimientos y alma! Con eso vino la sonrisa, si, la sonrisa porque ya podía controlar sus lágrimas y también regresaron sus ojos, su nariz, su boca, ¡su rostro! Si, su rostro le apareció nuevamente.

Ya la gente no la reconocía porque había cambiado, y había renacido, ya no le podían decir la muerta. Porque ya todo se había sanado, olvidado y curado.
El alguien la amó profundamente y la cuidó como se cuida una rosa.

Que felicidad para ella, ya no era la Muerta, ahora solo respondía por su verdadero nombre, ese nombre que nunca debió haber desaparecido, ahora ese alguien la llamaba por su nombre, y cuando la llamaba ella volteaba feliz y lo adoraba.

Ese alguien la llamaba y le decía así, Ilusión ¡te amo!

Average: 5 (2 votes)

Add new comment

CAPTCHA
This question is for testing that you are a human visitor and to prevent automated spam submissions. Thanks
1 + 10 =
Solve this simple math problem and enter the result. E.g. for 1+3, enter 4.
fake rolex watches